10 nov. 2010

[ NOTA #53 ] GRACIAS ALA ERRATA LLEGAMOS A KIPPENBERGER

[... nunca se me pasó por la chola que este momento pudiese llegar. Es la misma sensación que tuve con Baicon. De repente tengo una visión, extraña visión, y Martin Kippenberger se me aparece como un referente escondido. No tan escondido, claro... estaba ahí, esperando su momento para intervenir y para dislocar aún más mi discursar si cabe... ]

[... todo llega, por fortuna (y desdichadamente = que es como desplegar lo dicho en un plano temporal que permite la presencia, el cruce (como si de un cometa se tratase) del infortunio... ]

[... no es el caso de Martin... que era un puto acrata ( o un acrata como la copa de un pino > y que tenía un alama burguesa muy atormentada )... ]



[... una versión, o modalidad de retrato que lo dice todo... un saco, un puto saco (que lengua la mía... que lengua lamía... que lengua lamo... la lengua lamo... la lengua del amo )... ]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada