3 oct. 2010

[ NOTA #24 ] DEVENIR LOCO

dados (étant donnés): saco a + torso + saco b
[ “Serás organizado, serás un organismo, articularás tu cuerpo –si no, serás un depravado. Serás significante y significado, intérprete e interpretado – si no, serás un desviado. Serás sujeto, y fijado como tal… – si no, serás un vagabundo. Al conjunto de los estratos, el cuerpo sin órganos opone la desarticulación (o las n articulaciones) como propiedad del plano de consistencia, la experimentación como operación en ese plano (¡nada de significante, no interpretéis jamás!), el nomadismo como movimiento (incluso en el sitio, moveos, no dejéis de moveros, viaje inmóvil, desubjetivación)” ]

Gilles Deleuze

[ “ Nadie sabe lo que puede un cuerpo” ]

Spinoza

[ nota del autor ]

[  partir de lo realizado que estaba abandonado pero moviéndose en mi mente. Pudriéndose oculto en los resquicios de mi archivo inconsciente. Que lo realizado siga su curso y se mueva y abandone su carga estática y estética... haciendo un quiebro y rompiendo la línea para volver, quizá, a ella por un camino otro, aunque repetido no al menos en el tiempo. 
Todo al saco de los terrores y miedos de aquello que presentimos inútil e innecesario. Todo sirve porque todo sirvió, y todo vuelve porque vamos hacia ello.
Sacos llenos de recuerdos, y de basura. De restos que (se) re_componen desde mi y desde más allá también. Sacos fantasmales que (re)surgen, como el ave fénix, de sus cenizas... del estante o la caja en la que yacían olvidados casi.
Sacos que evocan e invocan pensamientos sueltos e inconexos, tal vez sacando a la luz, desvelando la potencia propia y el enigma del ser.
No parar... no estar(se) quieto. Vibrar como una supercuerda y devenir yo qué sé, cualquier(-)cosa... la cosa misma. El saco lleno de todo lo que tenía y tengo... el dibujo del saco, malo, rallado, informe, nervioso y siempre otro. Decir dibujo no es llamarlo dibujo... dibujar es llamarlo dibujo... y el dibujo es de sí mismo, no del saco. El saco que siempre me recuerda otra cosa... algo que estaba dentro o que podría estar dentro, o dentro y fuera a la vez... o sin más, fuera. Dibujar por encontrar cosas y por el puro placer, o el mero deseo de sentirme deviniendo loco... o en mi loco devenir. No dibujar con gracia, que desgracia. Pensar lo justo para que suceda la siguiente línea y estalle la siguiente conexión, la siguiente posibilidad de lo que sea... fantasmas siempre, que me divierten y entretienen. La inmanencia me trasciende y no sé lo que mi cuerpo puede: golpear el saco. Duro... acompañando su movimiento. Destrozando el dibujo por si acaso ese es el camino... o el cruce mismo. ]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada